Sebadoh + Dearly Beloved Concert

 2019 | October 11
Sala But (Ochoymedio) | Madrid
20:00h | Opening
Advance sale: 25€+gg | Gate: 29€

Sebadoh es una de las formaciones históricas de ese indie-rock (o rock alternativo) que protagonizó buena parte de los ’90. Un conjunto quintaesencial de la facción más lo-fi de ese estilo musical. Su germen creativo fue principalmente Lou Barlow, en un principio bajista de Dinosaur Jr., pero que al ver que en esta última banda no le daban cancha a su impulso compositor decidió iniciar su propio proyecto. En el catálogo de Sebadoh siempre ha estado representada la proteína principal de aquella música finisecular (entre el tintineo pop y la experimentación noise) y la primera muestra fue su disco de debut, «The Freed Man» (1989). A partir de ahí, tratados de indie-rock esquizofrénico que basculaban entre la sensatez folk-rock y la exploración ruidosa, entre las buenas trazas melódicas y los guitarrazos al poder. Debido a que el foco siempre estaba centrado en Barlow, su otro cofundador en 1987, el batería Eric Gaffeny, se frustró y abandonó el barco en 1994. Fue a partir de ahí cuando Sebadoh facturó sus discos más accesibles y, seguramente, los mejores –«Bakesale» (!994) y «Harmacy» (1996)-, que expandieron su influencia como banda de culto. Ni cuando a posteriori flirtearon con producciones aún más pulidas ni cuando Barlow se centró más en su proyecto paralelo The Folk Implosion, han perdido su aureola de referencia del indie-rock noventero. Su nuevo disco, «Act Surprised», noveno de su carrera, sale el 24 de mayo.

Share

Dearly Beloved

Los canadienses Dearly Beloved presentarán su último álbum, “Admission” (2016), el quinto de una carrera que ya ha superado la decena de años. Lo ha producido Daniel Rey (Ramones, Misfits) y se grabó en el estudio 606 de Dave Grohl en Los Ángeles con la misma mesa analógica de los años setenta que se utilizó para registrar, entre otros, el “Nevermind” de Nirvana. Su estilo mantiene viva la llama del rock’n’roll apelando a la energía primaria del hardcore-punk de Black Flag y mezclándola con la explosividad de Black Sabbath y la fluidez vocal de Pixies.

Share